image1 image2 image3

BIENVENIDO A LA MACELLERIA | DESCUBRE UNA EXCLUSIVA SELECCIÓN DE CARNES MADURADAS | VEGETALES SELECCIONADOS | Y MERCADO ARTESANAL

Salsa de mandarina para acompañar nuestras preparaciones

Hace algún tiempo pudimos ver cómo cortar y decorar un delicioso pernil de cerdo o un jugoso pavo; además de conocer cuáles serían las salsas o acompañantes ideales para acompañarles al momento de servir en la mesa.

Pues bien, hoy conoceremos cómo preparar una deliciosa salsa de mandarina, que seguramente nos servirá como acompañante perfecto para ésta y muchas otras recetas y preparaciones…




Ingredientes

Cáscaras de mandarina perfectamente lavadas
Almidón de maíz
Agua
Azúcar al gusto


Preparación

Tomamos las cáscaras de mandarina y les sacamos con cuidado la capa blanca de hollejo de la parte interna (En algunas zonas del país, a esta parte de la cáscara de la naranja o mandarina se le llama melancolía); este paso es muy importante en la preparación, ya que si por error, no retiramos la totalidad de esta capa, en breve la salsa se tornará amarga y se echará a perder.

Luego las cortamos en julianas muy finas, las ponemos en un recipiente, agregamos agua hasta cubrirlas y las ponemos a fuego alto hasta dejarlas hervir.

En seguida, las retiramos del fuego y las escurrimos bien desechando el agua. Las ponemos de nuevo en la cacerola, las cubrimos con agua y las dejamos hervir nuevamente. Las retiramos del fuego y las escurrimos.

Ahora, vamos a agregar el almidón de maíz y el azúcar teniendo en cuenta las siguientes proporciones: Para una libra de cáscaras, agregamos unos 200grs de azúcar y media cucharada sopera de almidón.

Siendo así, colocamos las cáscaras en un recipiente, las cubrimos con agua e incorporamos el azúcar. Dejamos cocer a fuego medio hasta obtener una mezcla ligeramente espesa y consistente.

Ahora disolvemos el almidón en 1/3 de taza de agua y agregamos gradualmente a la mezcla.
Dejamos cocinar, revolviendo constantemente hasta obtener una mezcla de consistencia cremosa pero suave y liviana.

Finalmente la retiramos del fuego y la envasamos en un recipiente hermético previamente esterilizado.

¿Qué plato vas a acompañar con esta deliciosa salsa? ¡Puedes contarnos!

Compartir en:

CONVERSATION