image1 image2 image3

BIENVENIDO A LA MACELLERIA | DESCUBRE UNA EXCLUSIVA SELECCIÓN DE CARNES MADURADAS | VEGETALES SELECCIONADOS | Y MERCADO ARTESANAL

3 Formas de preparar unos huevos deliciosos

El huevo es uno de los componentes favoritos de muchos en la cocina desde siempre; cuenta con una versatilidad que le permite ser preparado cocido, frito, escalfado, al omelette, revuelo e incluso al horno, y es precisamente gracias a esa versatilidad que ha sido ampliamente utilizado en variedad de recetas que van desde los más dulces postres hasta un delicioso apanado de pollo. 

Incluso cuenta como ingrediente clave para preparar, por ejemplo, nuestro delicioso desayuno cotidiano. Así, hoy repasaremos las tres formas más comunes de preparar unos huevos y conoceremos algunos trucos para hacer que queden justo como queremos. 



Preparando Huevos Fritos 

En una sartén (preferiblemente con antiadherente) calentamos un poco de aceite vegetal o de oliva a máxima temperatura. Cuando el aceite esté bien caliente, ponemos a freír el huevo. 

En este proceso, es muy importante utilizar una sartén con tapa, ya que evita que el huevo se queme en la parte inferior y quede crudo en la parte superior, además hace que se torne más esponjoso. 

Cuando los bordes del huevo estén dorados, nos disponemos a retirar del fuego, aplicamos sal al gusto y servimos caliente. El tiempo de preparación depende de nuestro gusto, si queremos que la yema quede blanda será máximo de unos 3 o 4 minutos. Si queremos que la yema quede consistente, será de aproximadamente unos 6 o 7 minutos. 


Preparando Huevos Revueltos 

En una sartén (también de preferencia con antiadherente) calentamos un poco de aceite vegetal, aceite de oliva o margarina de cocina. Mientras tanto en un plato hondo, revolvemos de forma ágil un par de huevos y una pizca de sal al punto en que la yema y la clara estén integradas, logremos una consistencia uniforme y un tono de color parejo. 

Si revolvemos de forma correcta, notaremos cómo la mezcla se tornará un poco espumosa. Es importante que al momento de revolver, estemos listos para poner el huevo al fuego, ya que si revolvemos y dejamos reposar, la mezcla pierde consistencia. 

Cuando tengamos nuestra mezcla lista, ponemos en la sartén a fuego medio – alto y vamos revolviendo con una cuchara de teflón o madera. Cuando los huevos estén consistentes y no muy secos, es el momento de retirar del fuego y servir calientes. 

Si queremos unos huevos más esponjosos, podemos agregar una cucharadita dulcera de agua por cada huevo. Otra opción es utilizar una cucharadita de crema de leche por cada dos huevos, esto hará que queden esponjosos, y con un sabor particular. 


Preparando Huevos Cocidos 

En una olla con suficiente profundidad calentamos a temperatura máxima un poco de agua, vinagre y una pizca de sal. Debemos agregar agua suficiente para que los huevos queden completamente cubiertos al momento de la cocción. 

Cuando el agua alcance el punto de ebullición, agregamos los huevos. El tiempo de cocción depende de nuestro gusto. Si queremos: 

  • Huevos tibios (con la yema totalmente blanda y la clara de consistencia media): 2.5 – 3 minutos 
  • Huevos tibios (con la yema blanda y la clara consistente): 5 minutos 
  • Huevos duros: 10 minutos

Compartir en:

CONVERSATION